• Admin

No te rindas solo porque crees que “no tienes suerte”,

puedes cambiar tu destino a traves de las acciones de tu día a día.


Flowers of Happiness Will Bloom

Cuando las cosas no salen como esperábamos, tendemos a rendirnos muy fácilmente diciéndonos a nosotros mismos: “Nunca tengo suerte” o “ese es mi destino”. En otras palabras, le echamos la culpa a nuestra suerte o nuestro destino y evitamos investigar las verdaderas causas. ¿Pero es realmente la falta de suerte o el destino por lo que las cosas no nos salen bien?

Si se tratara de un destino predeterminado desde nuestro nacimiento, entonces nunca habría una manera de salir de una vida de desilusiones.

Recibí la siguiente pregunta como respuesta a un blog que mando por correo electrónico de Asami, una empleada de 28 años que trabaja en una empresa antigüa.

“Recientemente no me ha ido bien en mi trabajo y por eso estoy pensando en buscar uno nuevo”. ¿Por qué me pasan siempre las mismas cosas a mí? ¿Por qué soy tan desafortunada? Asami me dijo que quería hablar directamente conmigo sobre sus problemas, así que hablamos por teléfono. Tenía un trabajo de oficina y muy seguido su jefe la advertía de los numerosos errores y equivocaciones que ella cometía.

Además de que le costaba trabajo disculparse por sus errores o agradecer a sus colegas quienes le ayudaban a corregirlos. Como resultado era non grata para sus colegas y su trabajo en la compañía estaba comprometido. Cuando se le habló de esto, Asami respondió que era descuidada y distraída por naturaleza, que nadie en la compañía la comprendía y que era incapaz de encontrar un trabajo que le permitiría desarrollar sus verdaderas habilidades. Insistía que todas sus fallas se debían a su “destino” y su carácter de nacimiento.


Mi respuesta fue: “Entiendo lo que quieres decir”.

Solo piensa por un segundo: ¡“Si todos tus problemas se originarán por tu carácter innato o destino, entonces tendrías que seguir experimentando estos mismos problemas por el resto de tu vida”!

A esto, Asami respondió: "Eso tiene sentido, pero no lo quiero".

“Por supuesto que no, ahora déjame preguntarte ¿quién decidió que no tienes suerte con tu destino o carácter?”

Asami respondió pues “YO”.

Percibí un cambio en la forma en que ella pensaba sobre el asunto, así que pregunté: "¿Crees que tu carácter es innato e imposible de cambiar en absoluto?" Esta vez ella respondió: "No, creo que si realmente lo intento, puedo cambiar". "Eso es bueno. Ya no vamos a echarle la culpa a tu carácter innato o destino. Vamos a ver si puedes encontrar una manera para cambiar por tí misma y que ya no tengas estos mismos problemas una y otra vez ".

Entusiasmada por esto, Asami dijo: "Ahora entiendo. Nada cambiará si sigo culpando a mi temperamento y mi destino ". Sonaba con esperanza mientras daba esta respuesta tan diferente a la de antes.

Esto no es solo el problema de Asami. Ya que tendemos a pensar así: “¿Qué puedo hacer? Es mi naturaleza ", o" Simplemente no tengo suerte " y tiró la toalla. Pero el Buda Shakyamuni enseña que, " ” Entonces, ¿cómo se determina nuestro "destino"? ¿Y cómo podemos crear un destino más feliz para nosotros mismos? Quisiera explicar las enseñanzas de Shakyamuni acerca de estos temas, refiriéndome en concreto a los problemas de los distintos tipos de personas con las que me he encontrado.