• Admin

Measure for Measure


El budismo enseña la realidad de que la vida es fugaz e impermanente.

A menudo escuchas en el budismo la importancia de practicar la bondad. Por ejemplo, estan "Las 6 buenas Semillas" y "Las 7 dádivas aún sin tener" que nos guían hacia la práctica de las buenas semillas (acciones). Todas estas buenas acciones tienen su fundamento en la Ley de la Causa y Efecto (al igual que todas las enseñanzas del budismo). Si esta Ley no existiera, entonces no podría haber un resultado kármico para nuestras acciones, ya sean buenas o malas. La Ley de la Causa y Efecto es tan importante para el budismo que el entendimiento de una persona sobre el Budismo se juzga por la profundidad con la que comprende la Ley de la Causa y Efecto. El número de veces que uno escucha el budismo es importante. Pero la persistencia y la longevidad no es lo único en el budismo. La calidad de la escucha de uno es crucial. Alguien que ha escuchado Budismo durante 30 años, pero regularmente comete actos malos, por ejemplo, difícilmente se diría que realmente haya estado escuchando las enseñanzas. Es como si hubieran estado parados frente al "espejo de la verdad" durante 30 años, pero con los ojos cerrados. ¿Qué tan seriamente estamos escuchando?

Uno de los principios de la Ley de la Causa y Efecto es que "una buena causa traerá un buen efecto". Lo que se hace regresa al que lo hace en especie. Bien por bien, mal por mal. Pero si se mira desde otra perspectiva, la medida de la causa será la medida del efecto. "Medida por medida", como dijo Shakespeare. La calidad de la causa determinará la calidad del resultado. Excelentes causas producen excelentes resultados. Las buenas semillas débiles producirán buenos, pero débiles, resultados.

Las enseñanzas budistas, como es dicho, se pueden resumir en lo siguiente: "Hacer el bien y detener el mal". Esta es la regla básica para buscar la felicidad. Pero me gustaría pensar que esto es sólo un primer plano de la felicidad. La cuestión es, "¿qué tan grande es el resultado que quieres?" Depende de la respuesta de la persona . Buscamos una gran felicidad, ¿no? Para obtener resultados más grandes y mejores, plantemos más y mejores semillas de calidad.

El budismo enseña la realidad de que la vida es fugaz e impermanente. Una vida fugaz significa que, aunque vivamos hasta los 100 años de edad, cuando muramos nos seguirá pareciendo una vida corta. La impermanencia significa que vivimos de un respiro a otro. El siguiente aliento no es una garantía. Cuando este respiro no es seguida por otro, estaremos en el más allá. Por lo tanto debemos aprovechar la oportunidad de escuchar para alcanzar la verdadera fe antes de que sea demasiado tarde. La cantidad de oportunidades para escuchar es limitada, por lo que debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para escuchar con calidad. Si no obtenemos los resultados que queremos, entonces debemos de pensar en la calidad y cantidad de las buenas semillas que estamos plantando. Tal vez tengamos que plantar más regularmente y con mayor cuidado. Una buena acción realizada con poca atención sigue siendo una buena acción, pero la medida de la acción será la medida del resultado. Alguien que haga lo mismo pero con una mayor conciencia plena, seguramente cosechará una mejor recompensa, así es la ley. Dos estudiantes pueden pasar exactamente la misma cantidad de tiempo estudiando, pero será la calidad de su estudio la que marcará la diferencia en sus resultados. Si vamos a dedicar tiempo para hacer la acción, ¿no es prudente que lo hagamos con la mayor atención que sea posible? Tal vez este es el pensamiento detrás de la frase del día no. 13, "No importa cuán insignificante sea la tarea, cuidémosla con nuestro corazón y alma". Me hace dudar sobre la cuestión: No necesariamente es ¿que mas puedo hacer cada día? Sino más bien, "lo que estoy haciendo ¿cómo puedo hacerlo mejor?"

Este es un artículo que me encontré y creo que ejemplifica la calidad de la bondad, debido a los resultados que se produjeron. Es del actor Brad Pitt: "Mi esposa se enfermó. Estaba constantemente nerviosa debido a problemas en el trabajo, la vida personal, sus fallas y problemas con los niños.

Perdió 30 libras y pesaba alrededor de 90 libras en sus 35 años. Ella se puso muy flaca y lloraba constantemente, no era una mujer feliz. Sufría de dolores de cabeza continuos, dolor de corazón y nervios hechos nudos en la espalda y las costillas.

No dormía bien, se sentía adormitada solo por la mañana y se cansaba muy rápidamente durante el día. Nuestra relación estaba al borde de la ruptura. Su belleza la abandonó en algún lugar, tenía bolsas debajo de los ojos, se rascaba la cabeza y dejaba de cuidarse. Se negaba a filmar películas y rechazaba cualquier papel. Perdí la esperanza y pensé que nos divorciaríamos pronto... Pero luego decidí actuar en consecuencia. Después de todo, tenía a la mujer más hermosa de la tierra.

Es el ídolo de más de la mitad de los hombres y mujeres de la tierra y fui yo, al que le permitió dormirse junto a ella y abrazarla por los hombros. Empecé a mimarla con flores, besos y cumplidos. La sorprendí y la complací a cada minuto. Le di muchos regalos y vivía solo para ella. Hablé en público solo de ella. Incorporé todos los temas en su dirección. La elogié delante de ella y de nuestros mutuos amigos".

No lo creerás, pero ella floreció. Se volvió incluso mejor que antes. Ganó peso, ya no estaba nerviosa y me amaba más que nunca. No tenía idea de que ella podía amar tanto. Y entonces me di cuenta de una cosa: la mujer es el reflejo de su hombre. Si la amas hasta el punto de la locura, ella se convertirá en eso".