El dramático reencuentro del Takamori sensei después de 70 años

El dramático reencuentro del Takamori sensei después de 70 años

Con la hija de un benefactor de sus días de estudiante


Durante ocho años, mientras el Maestro Takamori sensei era estudiante en la Universidad de Ryukoku en Kyoto, la hija de un dueño que se quedaba en una casa de huéspedes pudo establecer una conexión budista a través de un solo folleto. Ella es Michiko Kitayama de la ciudad de Joyo, Prefectura de Kioto. El maestro Takamori sensei se sorprendió mucho cuando se enteró de la noticia, estaba encantado y tuvo un emotivo encuentro cara a cara en línea por primera vez en 70 años. Todo lo que puede decir es que este es un gran arreglo de Buda Amida, se inclina ante todo él. Qué tipo de historia sucedió todo, vamos a introducir lo siguiente. (Reportero: Takashi Watanabe)


El primer encuentro


El 20 de febrero de 2020, en Joyo parque cultural de la ciudad de Joyo, Prefectura de Kioto, el conferenciante Naofumi Miyazaki se desplazaba para preparar una conferencia. El aire de la mañana todavía era demasiado frío para llamarlo la llegada de la primavera. La conferencia debía comenzar a las 10:00. Pronto llegó una pequeña y elegante dama a la que nunca había visto antes. Se sentó y escuchó en silencio la conferencia del maestro Miyazaki, pero cuando llegó el momento de hacer un descanso, se acercó rápidamente a él y le habló. Ella dijo: "¿Conoces al profesor Kentetsu Takamori sensei?”


Hablaba en un hermoso dialecto de Kioto. El maestro Miyazaki sorprendió por lo repentino de la conversación, respondió: "Sí, el maestro Takamori sensei es mi maestro", a lo que la dama respondió: "El profesor Takamori sensei solía alojarse en mi segundo piso de la casa". La dama, sonriendo ligeramente, dijo con entusiasmo. "¿En serio?, ¿el maestro Takamori-sensei se alojaba en su casa?” “Sí, se quedó en el segundo piso de mi casa durante ocho años.” El maestro Miyazaki recordó lo que había oído sobre los alojamientos y preguntó: "Disculpe, ¿pero es una casa de alojamiento donde el baño está en la parte de atrás de la casa?" "Sí, estaba al final del porche.” Esto no hay ninguna duda. “¿Cómo supo el nombre del maestro Takamori sensei?" "He visto a menudo su nombre en los anuncios de los periódicos. Pensé que él debía ser la persona que se alojaba en mi casa.


Es muy activo, ¿verdad? Estoy segura de que mi padre estaría muy contento de saberlo.” Dice que vio el volante e hizo una visita hoy. La dama era la Sra. Michiko Kitayama (su apellido anterior: Michiko Ito), de 81 años. En 1945, Japón fue derrotado en la guerra. El maestro Takamori sensei había sido sometido a un intenso entrenamiento en el campo de entrenamiento preliminar, fue desmovilizado y vivió en una casa de huéspedes en Kyoto como estudiante de la Universidad de Ryukoku. La única hija de su casa en ese momento era Michiko Kitayama. “Yo todavía estaba en el segundo grado de la escuela primaria, pero recuerdo muy bien que el profesor Takamori sensei estudiaba mucho en el segundo piso.” “Un día, me hizo una taza de té. El té era amargo, pero me regalaba unos deliciosos dulces.” “Los padres del profesor también vinieron y nos dieron regalos.” La historia fue contada con cariño y sinceridad. Después de escuchar la última parte de la conferencia, dijo: "Es muy rara conexión, ¿verdad? Volveré otra vez.” Y se fue a su casa.


“Esta noticia es algo muy grande”


Sorprendido, el maestro Miyazaki envió inmediatamente un correo electrónico al maestro Takamori, Director de la Oficina de Propagación, y al día siguiente, 21 de febrero, el maestro Takamori sensei llamó directamente al maestro Miyazaki. Y le dijo: "Miyazaki-kun, tengo una gran noticia. Esta es la persona que he estado buscando durante 70 años. Creí que no le volvería a ver en esta vida.” Me preguntaba “cómo habías venido a ver. Todavía Michiko-san era sólo una niña pequeña, así que ¿cómo podría recordarme?" Por teléfono, pude sentir la gran alegría del maestro. “Estaba realmente en deuda de gratitud con ellos. Me gustaría conocerla y darle las gracias. ¿Cómo estaba ella, Michiko-san?” "¿Dónde está ahora?" Incluso dijo: "¿Debo ir a Kyoto a verla?" Después de una hora de acalorada conversación con el maestro, el maestro Miyazaki estaba emocionado de que esta fuera una gran cosa. Inmediatamente, Kitayama-san recibió una llamada directamente del maestro Takamori-sensei, que lo extraña mucho, le dije que hasta querías ir a Kyoto para conocerla, está muy apenada, dijo que "me alegro mucho de que hayas dicho hasta eso". La Sra. Kitayama vive actualmente con su marido. La quisiera invitar a Toyama, "mi marido está enfermo y no puedo dejarlo solo. Además, ......" Un poco preocupada, un poco tímida, también dijo: "Yo estaba en el segundo grado de la escuela primaria en ese entonces ...... y me avergüenzo de conocerle porque he cambiado mucho ahora.”

El Maestro llamó al maestro Miyazaki para hablar directamente con él y le preguntó por la Sra. Kitayama. "Es una persona que creí que no volvería a ver en esta vida. Es una maravilla que pueda verla ahora. Sólo puedo pensar que es un upaya de Tathagata. No tenía forma de averiguar a dónde había ido. Me has informado bien." "Iré a verle. ¿Cómo puedo llegar allí? ¿Cuántas horas tardará el coche?"

El maestro Miyazaki no tenía precedentes y fue demasiado repentino, el hecho de que el maestro Takamori sensei sintiera una deuda de gratitud tan profunda con la Sra. Kitayama le conmovió profundamente. Después, el maestro Miyazaki visitó la casa de la Sra. Kitayama. Esto es para entregar su libro que recibió el día anterior. Estaba a 15 minutos a pie del Parque cultural, donde hizo su primera visita. Entregó una caja de cartón llena de libros como "Por qué vivimos", "Desbloquear el Tannisho", "Pétalo de la flor de Sabio Shinran", y CDs, DVDs, y la serie "Hacia la luz", etc. Ella dijo: "Escribe muchos lilbros. Quisiera escribirle una carta de agradecimiento, le di la dirección del maestro.

De todos modos, me pregunto ¿por qué la Sra. Kitayama decidió hablar con el maestro Miyazaki? Cuando le pregunté con franqueza, dijo: "Cuando le oí hablar, pensé que podría ser de un ex-estudiante de la universidad de Ryudai, y si era de la universidad de Ryudai, podría conocer al profesor Takamori sensei, así que fui a preguntarle durante el descanso. Recordé el nombre del profesor Takamori Sensei porque mi padre solía decirme: "Kentetsu-san, Kentetsu-san." "Sr. Kentetsu, ¿ya ha llegado a casa?" Hace unos 6 o 7 años, empecé a ver su nombre en los anuncios de los periódicos, oh, ese es el profesor quien se ha estado quedando con nosotros. Pensé que seguramente le había convertido en un gran hombre." así dijo. El anuncio que aparecía en "el periódico Kyoto" condujo a una preciosa conexión.


Un gran benefactor de los estudiantes de Shinran


A finales de febrero, yo (Watanabe) me reuní con el maestro Takamori Sensei en Shinran Kaikan. Refiriéndose a la Sra. Kitayama, el maestro miró atrás a sus días de estudiante y dijo en voz baja. Dijo en voz baja: "Fue un tiempo después de que perdimos la guerra y no había nada. Todo el mundo estaba sufriendo. En ese momento, el Sr. y la Sra. Ito fueron muy buenos conmigo la verdad. Eran una pareja amable. Quiero agradecerles en persona. Cuando visité Kioto varias veces, fui a ver el lugar donde estaba su casa, pero ya había sido demolida.” También dijo, "Debido a mis días de estudiante en Kyoto, he podido llevar a cabo actividades misioneras desde entonces. Esos días de estudio son la base de mis actividades misioneras.”

Mientras escuchaba su discurso, yo pensé. He oído que estudiaba intensamente durante sus ocho años de estudiante. Si esta fue la base para la posterior proclamación de la gran rueda, entonces el Sr. y la Sra. Ito, quien apoyaron la proclamación, son un gran benefactor para nosotros los estudiantes de Shinran. También sentí un sentimiento natural de gratitud hacia la Sra. Kitayama, a quien nunca había conocido antes.

Entonces, el maestro dijo en un susurro. "Me gustaría que fueras a Kyoto en vez de a mí", dijo. "¿Qué? ¿yo, en serio, Maestro?" "Así es. Hay algo de lo que quiero ocuparme, así que quiero que se lo entregues."

Esperaba verla una vez, es lo que pensaba y para mí fue una sorpresa, mi maestro me ordenó que visitara la casa de la Sra. Kitayama.


“Qué persona tan refrescante”


Al mediodía del 7 de marzo, estuve en Kioto a principios de la primavera. Fue un buen día. Era una época ruidosa debido a la propagación de un nuevo tipo de coronavirus, así que conduje solo para evitar cualquier contacto con alguien. La ciudad de Joyo de la Sra. Kitayama está situada en la parte sur de la Prefectura de Kyoto. Tiene una población de 75.000 habitantes y se encuentra a mitad de camino entre las ciudades de Kyoto y Nara. El nombre de la ciudad proviene del significado de "la parte sur de la provincia de Yamashiro, una tierra rica en sol". De hecho, era una ciudad brillante con un cálido sol primaveral. Me reuní con el maestro Miyazaki y fui a la casa de la Sra. Kitayama a la 1:30 p.m. Muchas plantas en maceta estaban alineadas en la entrada. Dijo: "Oh, maravilla que han venido desde Toyama. Por favor, pasen.”

Nos recibió con una voz alegre. Cuando le entregué una caja de dulces que había recibido de su profesor Takamiri sensei, miró las letras "Querida Michiko-sama" escritas con un pincel y exclamó felizmente, "¡Oh!”

En la cocina, nos hizo una taza de delicioso té Uji. Mientras disfrutábamos del té, empezamos a hablar. “El profesor Takamori sensei se ha vuelto verdaderamente magnífico, si mi padre aún viviera, creo que sería muy feliz", dijo la Sra. Kitayama también era muy feliz del corazón. “En aquellos días, yo era una niña que realmente no hablaba. Aunque le llevara dulces al profesor, le diría: "Aquí tiene", y volvería enseguida.” "Oh, ¿esto es?" "Y ahora soy un charlatán", dice con una risa despreocupada.Era una persona que disfrutaba de las conversaciones.

Escuchó una parte de la "Conversación entre Maestro y Estudiantes" en una tableta que había preparado. Dijo: "Su charla del profesor es fácil de entender. Sus parábolas son interesantes, y le entiendo muy bien.” “"Habla despacio. Cuando era estudiante, solías hablar así igual"

El tema de la conversación de repente se convirtió en el baño de la casa de huéspedes. Mi maestro me dijo una vez, solía escucharle sobre su casa de huéspedes cuando era estudiante. Estaba cerca de la Universidad de Ryukoku, el dueño de la casa era un hombre muy agradable, y todo era perfecto. Sin embargo, el único problema era el inodoro. Debido a la estructura de la casa, había que pasar por la recamara del dueño para llegar al inodoro de la parte de atrás. El maestro parecía no tener otra opción que rechazar esto, pero el Sr. Ito, el dueño de la casa, me dijo: "Por favor, siéntase libre de pasar." Dijo que estaba muy tímido de la situación. La Sra. Kitayama respondió: "Sí, era así. Pero no creo que el profesor haya venido en medio de la noche. Creí que lo debía haber hecho en la escuela. Pero, de hecho, pensé que sólo intentaba aguantarse." "Sin embargo, a propósito, escuché que el maestro se abstuvo de beber por la noche. Pensó que la única manera de evitarlo era no beber. Aun así, una o dos veces al año no pudo resistirse, así que lo atravesó en silencio,” “Yo estaba descansando en la forma de un río entre mi padre y mi madre. Estaba durmiendo tan bien que no me di cuenta.”

No pudimos evitar reírnos el uno del otro. Nos reímos y reímos, y antes de darnos cuenta, habían pasado dos horas. “Siento haberle molestado tanto tiempo, muchas gracias” Le agradecimos sinceramente y nos excusemos.

En el camino de vuelta a Toyama, mientras conducía, pensé en ella que estaba una persona refrescante y agradable, estaba inmerso en las secuelas de la conversación.

Cuando me reporté con mi maestro, me dijo: "¿En serio, fue así?” “¿Estuviste dos horas con ella?” y me escuchó con un movimiento de cabeza, pareciendo muy feliz.


El Director de la Oficina de Propagación va a Kyoto


El 21 de marzo, llegó un correo electrónico del Director Takamori de la Oficina de Propagación al maestro Miyazaki. El contenido fue así “Si alguna vez vas a Kioto, me gustaría que conocieras a la Sra. Michiko Kitayama. Me gustaría que hicieras las coordinaciones para conocerla cuando lo hagas.”

Cuando se lo conté a la Sra. Kitayama, me dijo: "A mí también me gustaría conocerlo". Y acordamos reunirnos alrededor de las 5:00 p.m. el 5 de abril.


¡Y finalmente, un dramático reencuentro!


El 5 de abril, a la hora señalada, el director de la oficina de propagación se estacionó frente a la entrada, la Sra. Kitayama salió inmediatamente por la puerta principal. “Soy el hijo del maestro Takamori Sensei. Estoy aquí en su nombre", dijo. Me recibió con una sonrisa nostálgica, diciendo: "Parece cuando el profesor Takamori sensei era un hombre joven." También intercambió saludos con la directora de la División de Mujeres de manera amistosa. “¿Cuánto tiempo ha vivido en esta casa?” "Después de que mi marido y yo nos casáramos, nos mudamos a Nagoya, Kagoshima y Kumamoto, y hemos vivido en esta casa durante 47 años." Después de que la Sra. Michiko Kitayama se casara, sus padres se mudaron de un apartamento a otro, y en sus últimos años vivieron con ella.

El padre estaba débil de su condición física y fue sometido a varias operaciones. Era pobre, pero conoció a un buen médico. Dijo que se operó gratis. Hace 30 años, murió de cáncer bronquial a la edad de 74 años.

Diez años después, su madre también murió en una institución. "Escuché que vino al Parque cultural Joyo por primera vez después de ver el volante. ......"

"Sí. Cuando escuché la charla del maestro Miyazaki, pensé que podría ser una persona de la universidad Ryudai, y si era de la universidad Ryudai, podría conocer al profesor Takamori-sensei. Así que le pregunté durante el descanso. Recordé bien su nombre."

Y recordó la época en que no había comida. "Hasta que no estaba en el tercer grado de la primaria, no podía comer arroz blanco. Comíamos papas cosidas y espolvoreadas con sal, o camotes dulces cosidos y comíamos como hacia una bola de mismo. Los niños ricos tenían arroz blanco en sus loncheras, y lo comían a distancia de todos los demás para que no sintiera algo, así era la época. Estoy seguro de que el profesor lo pasó mismo sufrimiento porque todos vivían en circunstancias inconvenientes." El director de la Oficina de Propagación dijo: "Mi padre tiene buenos recuerdos de esos días y le gustaría conocerla" eso lo que le comentó, dijo: "Me alegro de que me eches tanto de menos.

El director de la oficina de propagación dijo entonces: "En realidad, podemos hablar con él aquí mismo.” Luego sacó su computadora y a través del zoom, pude ver al profesor Takamori-sensei en Toyama y a la Sra. Michiko Kitayama en Kyoto por primero encuentro en 70 años.

La cara sonriente del profesor en la pantalla le habló. “Buenas tardes, Michiko-san. Al fin hemos encontrado, ¿verdad?” “Oh, Sensei, cuantos años no hemos visto”

Kitayama-san también tenía una gran sonrisa en su cara. “¿Cómo está usted?” “Estoy bien. Maestro se ve bien. Me gustaría agradecerle el generoso regalo que me ha dado hoy.” “Es sólo un pequeño regalo. Le he estado buscando durante mucho tiempo. He visitado varias veces, la primera vez, la casa seguía ahí, pero la segunda vez, ya no estaba. No tenía ni idea de dónde habían ido, y no tenía forma de encontrarlos.” “He estado aquí y allá por un tiempo, pero he estado aquí en Joyo por casi 50 años.” “Sus padres están muertos, ¿no es así?” “Sí, mi padre fue hace 30 años.” “Muchas gracias por su ayuda durante ocho años después de la guerra. Fue un momento terrible hasta que estaba en mi segundo año de estudios de postgrado en la Universidad de Ryukoku. Perdimos la guerra, y todo el mundo se estaba quedando sin comida.” “Fue así. No había nada. Siempre decíamos: Estamos quebrados, estamos quebrados” “Hubo un tiempo en que tenía tanta hambre en medio de la noche que cociné el arroz que mis padres me enviaron en una arrocera eléctrica y lo comí con sal.” “¿Alguna vez le pasó eso?” "Sus padres fueron muy buenos conmigo en esos días. Eran personas muy respetables." "No, no podría hacer mucho de nada. Es sólo que mi padre, desde mi punto de vista, siempre pareció vivir por el bien de los demás, como un Buda." "Lo era, ¡verdad! Era muy agradable. Por eso no pensé en cambiar mi alojamiento durante ocho años. Nunca olvidaré esa deuda de gratitud. No importa cuánto no puedo agradecerle lo suficiente. Si sus padres habían muerto, yo habría sólo quería conocerle y darle las gracias." "Muchas gracias. Me alegro mucho de verle." "Si no hubiera vuelto inmediatamente del lugar de la reunión y le hubiera preguntado a Miyazaki-kun, no nos habríamos encontrado así." "Yo también creo que es una coincidencia muy extraña." "Me alegro de que lo hayamos logrado." "Viéndole así, le veo como un rostro cuando era joven." "Ya veo. Usted también le mantiene alegre y bonita." "Bueno" "si le parece bien que me vea esta figura, le veré de nuevo." "Muchas gracias, profesor." "Tenga cuidado con Corona, ¿quiere? por favor." "Sí, estoy tratando de no salir mucho. Por favor, cuídese, profesor." La conversación duró unos veinte minutos, pero fue muy dramática. La Sra. Kitayama miró fijamente la pantalla, sin moverse. Parecía estar inmersa en su tiempo a solos con el maestro Takamori sensei.

El director de la oficina de la propagación y la directora de la División de Mujeres observaron a la Sra. Kitayama y escucharon su conversación seriamente. Para tener una conversación directa con alguien que ha estado buscando por mucho, mucho tiempo, setenta años de tiempo parecieron condensarse en este único momento. Más tarde, la directora de la División de Mujeres envió una carta de agradecimiento.

La razón por la que podemos escuchar las verdaderas enseñanzas de Sabio Shinran del maestro Takamori-sensei es porque sus padres lo cuidaron cuando era un estudiante. Muchas gracias por su amabilidad. Era un texto de gratitud.

Poco después, recibí una respuesta en hermosas cartas de la Sra. Kitayama. Escribió: "Tuve el placer de hablar por primera vez con el profesor Takamori-sensei a través de la pantalla, puedo ver cómo era en ese entonces, estaba tan nostálgico y la mente lleno de nostalgia que casi lloré.”


“Me gustaría haberlo encontrado 10 años antes”


17 de mayo

En la casa de la Sra. Kitayama, el maestro Miyazaki dio la primera conferencia del maestro Takamori sensei. Escuchó el Dharma con gran entusiasmo, y en el recreo se dijo así. "Cuando yo tenía treinta y cuarenta años, solía preguntarme por qué vivía cuando era tan difícil. Pero no lo sabía. Le pregunté a mis amigos, pero no lo sabían. Estaba feliz cuando nació el bebé, pero a medida que crecía, me preocupaba cuando crecía más y más. Tuve que ser por vencido a la vida de esta manera. Cuando veo a la gente sufriendo, es duro, pero si creo que estoy mejor, me siento a gusto de mi mente. No hay nada que esperar en el futuro." Y al maestro Miyazaki de camino a casa, le dijo: "Pensé que el profesor Takamori-sensei iba a ser un gran hombre. Desearía haberlo conocido diez años antes", me dijo.


“Desearía que mi padre hubiera vivo...”


El 12 de julio

Hizo una visita a Fushimi Kaikan en Kyoto. Poco a poco le hice amiga de los estudiantes. Escuchó un vídeo de la conferencia del maestro Takamori sensei y se sorprendió al oír: "La postura del profesor Takamori-sensei es muy recta. Cuando el maestro Miyazaki dijo: "Porque fue entrenado en una misión suicida", él respondió: "¿En serio?, yo no sabía acerca de la misión suicida. Había oído que su familia vivía un templo, pero ¿sigue siendo un templo?”

Después de graduarse en la Universidad de Ryukoku, formó el Shinran-kai en 1958. Desde entonces, ha hecho grandes progresos, y el maestro Miyazaki explicó brevemente que 2.000 esteras de tatami fueron finalmente erigidas y siguen en pie hoy en día. Escuché que “el maestro Takamori-sensei estaba buscando a Kitayama-san todo el tiempo durante ese tiempo”, "No había teléfonos en esos días. En cuanto a mí, mi marido era una buena persona y fue engañado dos veces y sufrí mucho. Así que estaba desesperado." Dijo repetidamente: "Si mi padre hubiera vivido, se habría alegrado mucho de volver a ver al profesor Takamori-sensei".


“Parece que mi mente también ha cambiado”


18 de octubre, Hoon-ko

Hizo una visita al Parque Cultural Joyo. Cuando el maestro Miyazaki llamó desde otro lugar, dijo: "Me sentía bien y mi marido se sentía bien, así que hice una visita". "Su sermón del profesor Takamori-sensei es fácil de entender porque habla despacio. Es fácil de entender que se quede en el oído que su voz se queda en la mente, ¡verdad!" estaba llena de alegría como siempre.

Ahora le prestamos la animación "Luz del Mundo, Sabio Shinran". Kitayama-san ya ha visto los volúmenes primero y segundo, dice, "El anime es fácil de entender". Cuando le dije: "Tardó tres años en hacer el primer volumen, y puso su corazón y su alma en cada detalle, incluyendo el guión, las expresiones faciales y la forma de dialogo en que cuidaba mucho por el maestro, y produjo está forma" "Eso es mucha pasión." "Quería compartir las enseñanzas de Sabio Shinran. En los días en que no había provisiones, se quedaba en casa de la Sra. Kitayama para estudiar, y le agradecía repetidamente su amabilidad." "Debe haber tenido un momento difícil cuando no había mucho que comer. Estaba estudiando con diligencia. Voy a ver las películas animadas una y otra vez", dijo y recibió el volumen 3 y 4.


Recientemente, "creo que mi mente ha cambiado desde que escuché el Dharma del budismo” es lo que comenta. Gracias a la inmensa iluminación de Mida que nos da crecer, la Sra. Kitayama está ahora escuchando el Dharma con buen humor.


4 views0 comments

Recent Posts

See All