• Admin

¿Cuál es la causa de tus problemas y sufrimiento?

Cuando la causa es clara, una solución a tus problemas sale a la vista.


Capitulo 1-3 Flowers of Happiness will Blow


Si comprendieras que no tienes un problema con la montaña entera, sino solamente con un árbol que hay ahí, no tendrías que privarte a ti mismo de todas esas otras cosas maravillosas.


Cuando el Buda Shakyamuni cumplió treinta y cinco años, alcanzando la iluminación declaró: "La vida es sufrimiento".


Las personas a veces piensan sobre los demás: “Oh se ve tan feliz, sin ninguna clase de problemas”

A lo que Shakyamuni nos diría: “Incluso alguien que así es de hecho sufre. No hay una sola persona que no sufra de alguna manera”.

Muy a menudo recibimos preguntas sobre varios de estos problemas a través de mi blog o correo electrónico.

Estos van desde las relaciones interpersonales en la familia o lugar de trabajo hasta románticas, como estudiar apropiadamente e incluso aquellos temas muy serios como la pérdida del sentido del propósito de vida.

Escuchando los problemas que me presentan estas personas, he aprendido que si tú tienes la clara idea del porque eres infeliz, la mayor parte de esta se puede resolver.

Por otro lado, si no sabes porque eres infeliz, entonces tenderás a volverte innecesariamente ansioso, propenso a la ira y dado a maximizar la magnitud de los problemas

Si por ejemplo no entiendes que pasa contigo cuando no te sientes bien, te vas a sentir mas y mas ansioso.

Seguirás preguntándote si en realidad no es alguna grave enfermedad. Pero si vas al hospital para un diagnóstico y te dicen que es un caso de gastritis, no necesitarás preocuparte más sobre lo que podía ser. Todo lo que necesitas es someterte al tratamiento.

A medida que escuches lo que él o ella tiene para decir, podrás determinar justamente lo que le preocupa a la persona y el camino hacia la solución del problema a menudo se torna claro.

Por ejemplo, la mamá de un estudiante del tercer año de secundaria explicaba que su hijo recientemente evitaba ir a la escuela. Visité su casa y fui capaz de hablar con el chico, cuando parecía relajado le pregunté sobre la escuela, si la estaba disfrutando.

“En realidad no”, me dijo con voz débil.

“Ya veo, aunque estoy seguro que no todo es aburrido para ti, debe haber algo que te guste”.

“Me gusta el club de estudiantes al que pertenezco”.

“¿Si? ¿Cuál es ese club?... Ya veo. Si, eso suena divertido. Entonces, ¿qué es lo que no te gusta?”

“Las matemáticas”.

Lo que sucedía era que el chico no era bueno en matemáticas y no podía entender lo que trataba la clase.

Por eso era que no quería ir a la escuela. Especialmente tenía problemas con las fracciones, ya que debía de dominarlas por completo desde la primaria pero había entrado a la secundaria sin haberlas aprendido. Y estaba tan avergonzado para discutir esto con alguien.

“Bien entonces no es la escuela en si lo que te desagrada, son las matemáticas y no tienes problemas con todas ellas solo con las fracciones. Una vez que domines las fracciones, comenzarás a disfrutar las matemáticas, así que confía en mí y haz lo que te pido hasta nuestra siguiente reunión.

Le proporcioné materiales con ejercicios de fracciones y de acuerdo con su mamá trabajó arduamente en estos ejercicios y comenzó a sacar mejores notas en matemáticas.

Sus papás habían estado preocupados de que no sería capaz de ingresar a la preparatoria, pero lo logró muy bien.

Alguna veces si hay un solo aspecto de algo que no nos gusta, ya nos viene a desagradar todo lo demás.

Pero eso es tan inútil como decir: “No me gusta este único árbol, por lo que no me gusta la montaña entera donde se encuentra este árbol. Qué pena privarse de las hojas de arce, las castañas, los champiñones, las bellotas, el murmullo de los arroyos y el trino de los pájaros que también son parte de la montaña.

Si comprendieras que no tienes un problema con la montaña entera, sino solamente con un árbol que hay ahí, no tendrías que privarte a ti mismo de todas esas otras cosas maravillosas.


Cuando te sientas abrumado ¿por qué no te tomas un tiempo para pensar acerca de lo que realmente te está preocupando? Muy a menudo, te darás cuenta que no era un problema tan serio después de todo, te tranquilizarás sobre la situación y así fácilmente encontrarás la respuesta a tu problema.