• Admin

Capítulo 7-3: ¿Acaso no eres brusco con los miembros de tu familia o tu pareja? Tratemos a aquellos



Si, cuidas bien de quienes están cerca de ti y te han apoyado, entonces tus días estarán llenos de gozos de gratitud.



Las flores de la felicidad florecerán


La gente a menudo me dice que no puede sentir gratitud hacia las personas cercanas a ellos. Con esto quieren decir que no pueden sentir gratitud hacia sus padres, esposo, esposa, hijos, novio o novia a largo plazo. Nos esforzamos por tratar cortésmente a nuestros vecinos, jefes y clientes porque no queremos caerles mal a estas personas.

Pero cuando se trata de alguien cercano a nosotros, las cosas pequeñas no hacen que les caigamos mal o que perdamos su amistad, o eso nos gusta pensar, y por eso nos volvemos descuidados y perezosos con esas relaciones.

A menudo nos olvidamos de decir incluso una palabra de agradecimiento o aprecio. Es importante sentirnos seguros de que no les caemos mal, sino de que nos aman. 

Sin embargo, si nos aprovechamos excesivamente de tales relaciones, las cosas pueden comenzar a ir muy mal, incluso entre los miembros de la misma familia. 

Shakyamuni Buda compara a las personas con las que debemos ser amables con tres campos diferentes.


Estos tres campos incluyen el campo de la compasión (refiriéndose a aquellos que tienen una gran necesidad), el campo de la gratitud (refiriéndose a aquellos con quienes estamos moral o espiritualmente en deuda), y el campo del respeto (refiriéndose a aquellos que merecen nuestro respeto).


Cuando demuestras bondad hacia las personas en estos Tres Campos, la felicidad te llegará muchas veces como resultado. Cuando llega el otoño, podemos cosechar incomparablemente más arroz que la cantidad de semillas de arroz que plantamos en la primavera. Es por eso que el Buda usó los campos como metáfora aquí.

El Campo de la Gratitud se refiere a aquellos con quienes estamos moral o espiritualmente endeudados, aquellos que nos han apoyado de alguna manera.

El Buda nos está enseñando a actuar con mayor cuidado hacia quienes están cerca de nosotros y nos han apoyado que hacia los completos extraños. Sin embargo, a menudo hacemos todo lo contrario.


El Sutra del peso de la deuda que tenemos a nuestros padres, una escritura que explica en detalle nuestras obligaciones con nuestros padres, contiene el siguiente pasaje:

Quien, habiendo tomado esposa, les da la espalda a sus padres, es como quien no tiene ningún sentido de obligación; y aquel que les tiene aversión a sus hermanos es como aquel cuyo corazón está lleno de resentimiento. 


Cuando los familiares de su esposa vienen a visitarlos, les da la bienvenida a su salón y les sirve un banquete; los invitas a tu sala y disfrutas de su compañía. 

¡Ah, cuán perversos son los seres sensibles!

¡Se distancian de aquellos con quienes deberían vincularse y se vinculan con aquellos que deben mantenerse a mayor distancia!

El significado es que las personas, una vez que se han casado y tienen su propio hogar, tienden a tratar a sus padres como si fueran extraños y a distanciarse de sus hermanos como si se hubieran peleado.Y sin embargo, cuando los familiares de sus esposas vienen de visita, se arrodillan para darles la bienvenida.


Pero tratar mal a aquellos que te han apoyado durante mucho tiempo y prestar mucha atención a los conocidos de poco tiempo, ¿no parece esto un poco al revés?

Es muy cierto que cuanto más cerca te encuentres de las personas, como con los padres, los cónyuges y los miembros de la familia, más te darás cuenta de sus puntos negativos; y, por lo tanto, se vuelve difícil comportarse tan cortésmente como lo harías con extraños.

El solo hecho de que estén cerca de ti te hace pensar: "No hicieron esto por mí; no hicieron aquello por mí”

Pero aquellos que están cerca de ti son aquellos con quienes tienes los lazos más fuertes, tanto en términos de tiempo juntos como de vínculos emocionales.

Si no consideras que tu relación con ellos sea importante, me atrevo a decir que tendrás que experimentar la soledad y el dolor constantes.

Si, por otro lado, cuidas bien de quienes están cerca de ti y te han apoyado, entonces tus días estarán llenos de gozos de gratitud.