Avancemos juntos en el Camino Supremo









Lo que siento al principio del año.

Kentetsu Takamori


“Yo, Shinran no tengo ni un solo discipulo”


Esta sorprendente declaración es, prácticamente un hecho histórico verdadero.


“El mérito de la gracia de la gran compasión de Tathagata debe ser devuelta aunque todo el cuerpo se vuelva polvo, y el mérito de la gracia de los conocimientos de los Maestro debe ser devuelta aunque se destozen los huesos.”


(Himno del mérito de la gracia)


La gran deuda de gratitud con el Tathagata Amida y con mi maestro por transmitirme el voto primario del Buda Amida no puede ser recompensada, aunque me rompa todo el cuerpo y los huesos. Ni siquiera con sacrificarse sería suficiente. Sólo me conmueve hasta las lágrimas mi propia negligencia.


El Maestro Shinran transmitió el Budismo con un impulso apasionado para saldar su deuda de gratitud, y muchos jóvenes se convirtieron en sus discípulos uno tras otro, siguiendo sus pasos y dedicando sus vidas a compartir las enseñanzas.


Una registro de los nombres de la Comunidad del Maestro Shinran y otros documentos históricos, confirman que había sesenta a setenta alumnos que recibieron enseñanzas cercanas del Sabio. Entonces ¿Por qué dijo, "Shinran que no tiene ningún discípulo"?

Lo que dijo el Maestro Shinran aquí provino de un profundo conocimiento de si mismo.


El Maestro Shinran nunca consideró a estas personas como sus discípulos, porque él no lo pensaba así. En la superficie, ciertamente fueron dirigidos por un Sabio, sorprendido por una cuestión crucial de la vida y la muerte, hizo que escucharan atentamente las enseñanzas Budistas y así los salvó; pero el Maestro Shinran sabía mejor que nadie que era diferente,.

"No distingo el bien del mal, no tengo un cuerpo para distinguir la bondad ni la maldad, e incluso me falta la mas mínima compasión y misericordia , busco solamente el beneficio de que me digan el maestro.”


(Himno de la compunción )


Sin saber que es bueno y malo, no puedo decir cual es la bondad y maldad, no tiene ningún valor estar en la cima de todos, dice el Maestro Shinran, en el ansia de reconocimiento y riquezas, anhelar ser reverenciado como maestro, hasta qué punto me he vuelto loco. Eso es una vergüenza.


Esto proviene del arrepentimiento sincero de alguien a quien se le ha revelado claramente que esta atrapado en el deseo de fama y fortuna.


Careciendo de la más mínima piedad o compasión,

No puedo presumir de beneficiar a otros.

Si no fuera por el barco del voto de Amida,

¿Cómo podría alguien cruzar el mar de la tribulación


(Himnos de lamento y reflexión)



Es imposible guiar y salvar a los demás para Shinran quien no tiene un ápice de compasión o misericordia; la salvación de la humanidad solo es posible gracias a la gran compasión de Amida.


Esta es la confesión angustiada de alguien que ve claramente tanto su propia naturaleza malvada e hipócrita como el Voto Primordial (gran compasión) que nunca juzga, nunca abandona.


El amargo océano de la vida y la muerte no conoce limites.

Hace mucho tiempo que estamos sumergidos en sus aguas.

Sólo el barco del voto primario del Buda Amida nos llevará a bordo.”


(Himno de sumo monje)


Durante mucho tiempo hemos estado hundidos en la inmensidad del océano de sufrimiento, es sólo el barco de la gran compasión de Buda Amida el que por seguro nos llevará a la Tierra Pura de la Luz Inmensurable


Si los seguidores del Maestro Shinran hubieran escuchado el Dharma y se hubieran salvado gracias a su poder, entonces él podría haber dicho: "Son mis discípulos". Pero como sólo se salvaron por la gran compasión amorosa de Amida, El maestro Shinran declara que sería absurdo llamarlos discípulos.


El Maestro Shinran conocía el origen de la corriente. Comprendió claramente que tener los ojos abiertos a la cuestión crucial de la vida y la muerte, escuchar con un espíritu apasionado el budismo y recibir la verdadera felicidad en esta vida se debía a los grandes trabajos del Buda Amida de la acción realizada en los cinco kalpas de contemplación.

Sabía que a través de lazos profundos de causa y condición nacemos en este mundo como seres humanos, todos somos igualmente iluminados por Amida, caminamos en su Camino Supremo. Todos somos hermanos en los cuatro océanos, no hay jerarquía superior ni inferior en absoluto. Por lo tanto, el Maestro Shinran llega a toda la raza humana con un sentimiento de intimidad como los viejos amigos y compañeros de viaje.


En una época de rígidas divisiones de clases, el Maestro Shinran manifestó un amor ardiente por toda la humanidad, invitando a todos a unirse a él en el Camino supremo con estas palabras: "Yo, Shinran, no tengo ni un solo discípulo".

El mundo está en un estado de ansiedad debido al Covid-19. Ahora encontramos nuestros movimientos restringidos, y la división se está profundizando.


Sin embargo, los estudiantes de Shinran hemos estado convirtiendo esta crisis en una oportunidad y sin distinción ahora que las fronteras de los países ya no son una barrera (gracias a Internet), hemos fortalecido nuestra unidad de formas nunca antes vistas.



Ahora es el momento de enfrentarnos a los pobres y afligidos uno por uno. Alcancemos libremente los corazones de las personas que sufren con la espada de la verdad para guiarlas a la verdadera salvación. Debemos proporcionar salvación en todas las direcciones.

No debemos desperdiciar ni un momento de esta gran oportunidad

6 views0 comments

© 2016-2017 Online Buddhist Studies by International Buddhist Academy    |    All Rights Reserved

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • YouTube